Guía para reconocer enfermedades en sus cerdos, utilizando sus 4 sentidos

En esta guía, publicada por ThePigSite.com, aprenderá a usar sus recursos sensoriales para detectar a cerdos enfermos.


Vista

El método más obvio para detectar un cerdo enfermo (o cerdos) puede ser a través de señales visuales: el letargo, la inapetencia, los escalofríos y la pérdida de peso, son signos clínicos fáciles de detectar en el cerdo individual por aquellos que tienen experiencia en notar tales cambios. Sin embargo, en un grupo grande, identificar estos signos clínicos puede ser más difícil y puede no ser tan obvio para los trabajadores con menos experiencia.

Cambios en el rebaño. Diariamente, se debe reservar un tiempo para examinar todos los cerdos. Dedique al menos 5-10 segundos para observar cada corral de cerdos y evalúe lo siguiente:
  • Temperatura.
  • Humedad.
  • Ventilación.
  • Olor.
  • Comportamiento del cerdo.
  • Apetito.
  • Reacción a los humanos.
  • Niveles de amoníaco experimentados a través de la respiración y el efecto en los ojos.
  • Cambios anormales en el estiércol y los lechos.
Cambios en el cerdo individual. Inapetencia
La falta de alimentación, o una baja en el consumo de alimento debe despertar sospechas de inmediato. La verificación inicial debe ser por falta de agua, que generalmente es la causa repentina más importante de inapetencia que involucra a todos los cerdos en un grupo. Si el suministro de agua es normal, busque signos de enfermedad.
Igualmente, la inapetencia junto con un aumento en el consumo de agua podría indicar estreñimiento.
Letargo
La apatía o una apariencia opaca es obvia cuando se mueven los cerdos. Si un cerdo es reacio a pararse o moverse cuando normalmente se siente cómodo al hacerlo, o continúa descansando en una posición sentada, esto podría ser una indicación de enfermedad, debilidad en las piernas o cojera.
Temblores
El temblor y la elevación del vello en el cuerpo es un signo clínico importante de enfermedad. Potencialmente podría ser un signo de meningitis estreptocócica o infecciones articulares en el lechón. Busque este signo la próxima vez que examine a cada individuo en una camada. Un cerdo acostado boca abajo y tiritando con el pelo erizado mientras el resto del grupo está cómodo sufre de diarreas o cojera debido a una septicemia generalizada (bacterias en el torrente sanguíneo).
Pérdida de peso
La pérdida de peso corporal es un primer indicio de inapetencia o deshidratación debido a diarrea o neumonía. Se puede registrar de manera simple la condición corporal cada vez que visita un corral si se sospecha una enfermedad y los signos visibles no son evidentes.
Descargas
Las descargas varían en su consistencia y ubicación, y por lo tanto serán indicativas de diferentes enfermedades.
Las descargas de la nariz o los ojos pueden indicar una infección de las vías respiratorias superiores.
El exceso de salivación de la boca podría indicar una enfermedad exótica como la enfermedad vesicular.
En las cerdas, una descarga de la vulva podría indicar vaginitis, cistitis, pielonefritis o endometritis.
Excrementos
Los cambios fecales pueden indicar una amplia gama de enfermedades. Busque signos de mucosa o sangre que indiquen disentería porcina, infecciones por salmonella, ulceración gástrica o enteropatía hemorrágica proliferativa.
Igualmente, busque señales de estreñimiento: joroba hacia atrás; bolas fecales pequeñas y duras; dificultad y esfuerzo durante la defecación; Inapetencia y mayor consumo de agua. Esto puede ser difícil de detectar en rebaños más grandes, pero puede ser importante para identificar el desarrollo de edema de ubre y agalactia en el parto.
Vómitos
El vómito puede ser un signo de enfermedades como la gastroenteritis transmisible, o en cerdos individuales puede indicar ulceración gástrica. En el lechón, a menudo se observa gastroenteritis asociada con infecciones por E. coli. Las inyecciones con penicilina de acción prolongada también pueden hacer que los cerdos vomiten.
Piel
Los cambios en la piel ayudan a identificar enfermedades, tipificadas por lesiones agudas o crónicas de sarna y piojos, aunque estos últimos ahora son poco comunes.
Es posible que la erisipela no sea evidente a la vista, pero pasar la parte plana de la mano sobre la piel indicará lesiones reveladoras de áreas elevadas.
Un enrojecimiento de las extremidades podría indicar infecciones virales agudas, septicemia bacteriana aguda o un estado tóxico, como se observa en la gripe, infecciones por PRRS o mastitis aguda y metritis. La neumonía aguda o la neumonía asociada con la infección del saco cardíaco pueden dar una imagen similar.
Ritmo respiratorio
Si se ha identificado alguno de los cambios anteriores, observe el corral y compare las frecuencias respiratorias de los animales normales con la de los cerdos sospechosos de enfermedades.
Evalúe si la respiración es un movimiento profundo del tórax, debido a la consolidación de los pulmones y la escasez de oxígeno, o la respiración abdominal muy superficial indicativa de pleuresía y dolor.
Muertes en el rebaño
Finalmente, las circunstancias que rodean la muerte de un cerdo es una observación importante, especialmente cuando se respalda con un examen post mortem. El momento y el lugar donde los cerdos mueren en un rebaño en relación con las observaciones clínicas a menudo puede ayudar a identificar y comprender un problema.

Olfato

El olor de un cerdo muerto es uno que todos hemos experimentado de vez en cuando. Sin embargo, los olores también se producen por diarrea, mala alimentación o tejidos infectados.

El olor de diarrea de lechón en cerdas al aire libre puede ayudar a detectar las camadas afectadas. La calidad del aire a través del sentido del olfato resaltará las bajas tasas de ventilación, los altos niveles de gases o la humedad alta o baja. Lo que es incómodo para nosotros también es probable que sea igual para el cerdo.

Tacto

Es esencial tocar un cerdo enfermo para detectar cambios en la temperatura de la piel, el significado de los fluidos anormales o bultos en la piel. Las extremidades siempre deben palparse en casos de cojera, por posibles fracturas o hinchazones en las articulaciones. En la cerda recién parida, siempre palpe la ubre para detectar cualquier cambio temprano de agalactia o mastitis.

Oído

Tenga mucho cuidado si no hay ruidos de cerdo cuando ingresa a un edificio. Podría haber ocurrido un desastre debido a electrocución, asfixia o altos niveles de gases tóxicos como el monóxido de carbono o el sulfuro de hidrógeno.


Fuente: Houghton, Emily. “Four Senses: A Guide to Recognising Disease in Your Herd.” Thepigsite.Com, 26 Sept. 2018, thepigsite.com/articles/four-senses-a-guide-to-recognising-disease-in-your-herd. Accessed 23 Sept. 2019.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: